Suscribirte por RSS: Rss
Cuentos en la Nube

¿CASTILLO? ¿QUÉ CASTILLO? Edit

TEXTO: Carmela Trujillo.

ILUSTRACIONES: Antonio Sánchez.

EDITORIAL: Cosquillas.


LA TRAMA

Esta es la historia de una excursión. Pero ojo, no es una excursión cualquiera: A la clase de las tortugas de primero A, que es así como nuestra protagonista los llama, les llevan de excursión a un castillo. Los llama así porque van cabizbajos y despacio como tortugas mientras suben al autobús.
Ester y Joel fantasean con todo lo que se van a encontrar, Reyes, reinas y princesas, duendes, fantasmas, ¡Dragones!

Pero cuando llegan allí no es lo que esperaban encontrar y a pesar de eso consiguen pasar un estupendo día de excursión.


CÓMO SURGIÓ "¿CASTILLO? ¿QUÉ CASTILLO?

En palabras de la autora Carmela Trujillo:

Me preguntas, Amaia, cómo surgió la historia de “¿Castillo? ¿Qué castillo?”. Y resulta que este álbum ilustrado está rodeado de sincronicidades.

Comenzaré diciendo que entré en una peluquería desconocida. Una de las peluqueras estaba contando que su hija de tres años había ido de excursión a un castillo y que no había visto ninguna princesa.
No solo eso, sino que se trataba de un castillo en ruinas. Me hizo gracia. Pensé en el sentimiento de decepción de una criatura de esa edad. Pero ya está, no le di más vueltas (eso solemos hacer los escritores: escuchamos. Observamos. Nunca se sabe qué puede pasar).

Un año después, una editorial me pidió un texto para preescolar, algo muy breve. Y escribí dos historias, la del castillo y otra. Dicha editorial eligió la otra, así que quise darle al castillo un enfoque de álbum ilustrado, porque yo no tenía ninguno (mis anteriores obras eran novelas infantiles). Pero para ello necesitaba trabajar con un ilustrador… ¿quién?

Pues fue darle vueltas a eso y conocer, a través de Facebook, al ilustrador Antonio Sánchez. Él se puso manos a la obra… ¡y qué maravilloso trabajo realizó! Ya has podido comprobar, Amaia, qué
elegantes y estilizadas, incluso surrealistas, son las ilustraciones que aparecen en “¿Castillo? ¿Qué castillo?”. Nadie podría haberlo hecho mejor que Antonio Sánchez. Quedó un proyecto perfecto.
Precioso. Solo quedaba encontrar editorial. Y esa editorial fue Cosquillas. Su editora, Asun Sarrado, se enamoró del álbum en cuanto lo vio. 

Y ahora dime si “¿Castillo? ¿Qué castillo?” no está envuelto en ese halo de sincronicidad del que te hablaba.

MIS IMPRESIONES

Un nuevo tesoro que nos trae la Editorial Cosquillas con unas ilustraciones increíbles que me dejaron boquiabierta cuando abrí el cuento por primera vez. Todo “culpa” de Antonio Sánchez, por cierto de mi tierra, que dota de un surrealismo fantástico precioso a personajes y paisajes:
La familia real con trajes muy elaborados y al mínimo detalle al estilo del siglo XVI, montes y prados como un verde mantel que cubre plantas de lo más extrañas, hojas, troncos, enredaderas y árboles con formas muy curiosas y colores atractivos que sin ser llamativos atraen mucho la atención. Todo ello adorna cada una de las páginas llevándonos a un mundo de fantasía donde nuestros protagonistas se imaginan buscando duendes y dragones, o más bien dragona para ser exactos. 
No me canso de mirar y analizar cada detalle de cada página, ¡No falta absolutamente nada!


La historia nos habla de la desilusión como primera reacción pero está claro que a todo hay que darle la vuelta. Ese momento llega cuando los niños se bajan del autobús y allí no hay nada, sólo piedras de un castillo en ruinas. Pero les dura muy poquito porque enseguida se dan cuenta de que se pueden divertir estupendamente con un poco de imaginación fingiendo que son animales de todo tipo saltando y trepando por las piedras, descubren todo tipo de insectos en la maleza del jardín, que Antonio la ha ilustrado tan bonita con morados, verdes y marrones, que dan ganas de meterse y descubrir que se esconde tras ella.


Por mucho que soñaran con reyes, princesas, dragones y duendes, al final se lo pasan tan bien que incluso ya no son tortugas sino koalas porque son los animales más felices del mundo. Disfrutan de la realidad que les rodea, con un poquito de imaginación eso sí. Descubren que ir de excursión puede llegar a ser muy divertido porque estando todos juntos, todo es posible.


Y digo yo que muchas veces podemos desilusionarnos cuando nos habíamos hecho a la idea de algo que luego no ha resultado ser como esperábamos, pero muchas veces ¡Es incluso mejor! 
¡Seamos Koalas!





Compra el cuento "¿CASTILLO? ¿QUÉ CASTILLO?" en la web de la editorial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta y déjanos tu opinión!