Suscribirte por RSS: Rss
Cuentos en la Nube

TEXTO: Mª Carmen González Sánchez.

ILUSTRACIONES: Mª Carmen Salomé Albiol.

EDITORIAL: Batidora ediciones.

MATERIAL DIDÁCTICO COMPLEMENTARIO: Mª Carmen González y David Casado.


La Cueva de la Pintura aborda, mediante una trama infantil en la que los personajes son manos, el tema del acoso escolar, mostrando de forma sutil pero al mismo tiempo explícita cómo se siente la persona que sufre el acoso, el rol del acosador y la posible problemática del acosador.

Un problema de convivencia, el acoso escolar, sorprende a la protagonista: la Mano Verde se ve superada por las emociones y sentimientos que la invaden y le impiden vivir el día a día con normalidad, y esto hace que se olvide hasta de lo más básico:

• sus capacidades y fortalezas.
• sus amigos, familiares y profesores.
• pedir ayuda.

©Mª Carmen Salomé Albiol.


Mª Carmen González es Maestra, licenciada en Psicología, diplomada en Pedagogía Terapeútica, monitora de educación sexual. Autora de “El Brujo Pirujo. Un lugar para dormir” y “La Cueva de la pintura”. Elaboró un método de Educación Infantil: “El brujo Pirujo” que se puso en práctica para toda la etapa de Infantil  durante varios años en el CEIP Seis de Diciembre. Ponente del curso “Metodologías alternativas en la enseñanza”. Autora de muchos otros cuentos que esperan salir poco a poco de su aula.

Maestra desde hace 24 años, por vocación y apasionada por su profesión, siempre ha intentado dar a cada alumno lo que necesita. Cuando preparó la oposición de magisterio creó un personaje “El brujo Pirujo” para llegar al corazón de los miembros del tribunal, personaje con el que han aprendido todos los alumnos que por sus manos han pasado y con el brujo Pirujo han aprendido “siendo felices” sin dejar de experimentar todo tipo de emociones y sentimientos.

Y como su trabajo es pura vocación y se debe a sus alumnos, ella siempre trata de transmitirles el respeto y la empatía por los demás desde el inicio de las clases.

¿CÓMO SURGIÓ LA CUEVA DE LA PINTURA?

En palabras de la autora Mª Carmen González:

"El 11 de noviembre del 2016  Emma y Claudia, dos de mis alumnas me regalaron 3 libretas y les dije: en una de ellas escribiré todas las ideas que me vienen a la cabeza, en otra todas las cosas buenas que me pasan  y en la tercera…sorpresa: “ La mano que también quería dibujar” 
Cuando  estaba en infantil y les presentaba nuevos contenidos, pe el color verde  siempre les llevaba objetos de ese color para todos, los manipulaban, jugaban con ellos…siempre pensé es la mejor forma de aprender; entre esos objetos les llevé unas pinturas con  forma de mano y dibujaban con ellas, pero un día a una de esas manos se le rompió un dedo y pensé que pena los niños ya no podrán utilizarla, pero me equivoqué la utilizaban y pintaban y dibujaban pero utilizando otras partes de la mano; entonces me vino la primera idea de escribir un cuento sobre niños a los que  pueden tener una enfermedad, un accidente…y a pesar de no tener pe un brazo, o una pierna, la vida continúa lo importante es saber buscar otros caminos para seguir adelante y por parte de los que están con ellos aceptarlos tal y como son, con sus diferencias, con sus limitaciones…

Todas estas ideas aún lo las había escrito en la libreta, las tenía en mi cabeza, pero sí escribí el título y meses más tarde  un segundo título  me surgió: “ La Mano que dejó de pintar”, aquí se mezclaron las ideas anteriores con otras nuevas, ahora la mano en vez de seguir adelante buscándose otras vías , optó por estancarse y ya no querer pintar…fue en este momento cuando le di un giro a las ideas iniciales y comencé a escribir una historia para la prevención del acoso escolar, escribí el libro que ahora tengo entre mis manos, me surgió un tercer título y al final  optamos por el que actualmente tiene “La Cueva de la Pintura”, y lo digo en plural porque pedí opiniones a mis hijas, a mi marido a varias amigas.
En el libro aparece un collar que me regaló una de mis alumnas Inés, un bonito collar  con la frase “Alegras mi corazón” y lo utilicé porque me gusta mucho utilizar mensajes tan bonitos como este también pedí que pusieran en la pizarra esos mensajes que siempre están en mi aula como pe “Tú dejas huella en mi .Yo dejo huella en ti”, Vivir= Aprender. Todos estos detalles y mensajes tienen una historia detrás  de los que se puede sacar de ellos un gran  provecho en el libro."

©Mª Carmen Salomé Albiol.


Todo esfuerzo es poco para luchar contra el acoso escolar. Familias, docentes e instituciones debemos trabajar arduamente para que nuestros hijos se sientan protegidos y que interioricen desde bien pequeños que el respeto hacia los demás es básico en la sociedad en la que vivimos.

Me gusta cómo Mª Carmen refleja cada uno de los estados por lo que pasan el acosado y acosador  en el transcurso de sus días. Descargar la ira contra otros (a veces por haber sufrido acoso también), encerrarse en sí mismos sin hablar de lo que está pasando, pedir ayuda o aceptarla por parte de amigos y familiares, hablar de las emociones por las que está pasando en ese período de acoso para poder por fin recibir ayuda (que por desgracia no siempre se da porque, ya sabéis... "Son cosas de niños").

©Mª Carmen Salomé Albiol.

El cuento se completa con una guía completísima con la que poder trabajar en las casas y colegios, para que los peques sepan identificar situaciones, emociones propias y de sus compañeros, sus capacidades y fortalezas o la importancia de saber expresarlas.

Así trabaja Mª Carmen en sus clases:

  •  Dándoles a cada uno lo que necesita.
  •  Valorándoles a todos y cada uno de ellos.
  •  Facilitándoles situaciones en las que aprendan  unos de otros y situaciones en las que ayuden  siempre que puedan a aquellos compañeros que aún no han aprendido algo, también momentos en los que valoren aquello en lo que destaca cada compañero y momentos en lo que se alegren de lo que cada uno consigue bien por su esfuerzo, por su valor e incluso llegaría a decir por la suerte.
  • Caminando junto a ellos en la gestión de sus emociones.
  • Enseñándoles, con el ejemplo, a ser buenas personas.
  • Proporcionándoles situaciones que permitan conocer muy bien a todos y cada uno de sus compañeros para comprenderlos y así no juzgarlos.
  • Escuchándoles siempre y dando gran importancia a lo que ellos nos cuentan.
  • Solucionar de manera inmediata, siempre que podamos, los conflictos para que los alumnos puedan salir del cole con esa buena sensación de haber sido capaces de buscar caminos para resolverlo.   
©Mª Carmen Salomé Albiol.

Gracias Mª Carmen por ser como eres y sensibilizar a tus alumnos como lo haces. Necesitamos miles de docentes como tú, que los hay, pero nunca es suficiente para trabajar algo tan complejo como el acoso escolar. Todos debemos enseñar a nuestros hijos a respetar a los demás y sobre todo a trabajar la comunicación y la identificación de esas emociones que muchas veces no comprenden.
Ayudemos a todos para vivir en una sociedad tolerante y empática.





Compra el cuento "LA CUEVA DE LA PINTURA"en tu librería habitual o  en la web de la editorial.


Un libro creado por (en orden de aparición):


Teresa Arias (autora) junto con Otto y Guillermo la idea original.
Desirée Acevedo (ilustradora).
Lola Ordoñez (autora).
Alicia González (ilustradora).
Emma S. Varela (autora).
Misspink (ilustradora).
Inma Muñoz (autora).
Vireta (ilustradora).
Verónica Mata (autora).
Paco Ortega (ilustrador).
Raquel Rodríguez García (autora).
Desirée Arancibia (ilustradora, autora y maquetación).
Ana Meilán (autora).
Silvina Eduardo (ilustradora, autora y maquetación).
Eva Clemente (ilustradora y corrección de textos).
Cristina Oleby (autora).
David García (ilustrador).
Cristina Expósito Escalona (autora).
Lucía Belinchón (ilustradora).
Arancha Perpiñán (ilustradora).
Julia Pérez Villegas (autora).
Mamen Marcén (Chica con Flequillo - ilustradora).
Paula Mandarina (narradora).
Amaia Del Campo (narradora y edición de vídeo).

Y con la especial colaboración de estos niños tan maravillosos que han puesto sus voces en el vídeo: 

Nico, Mateo, Martín, Teo Joel, Inés, alba, Nora, Vega, Vera, Oli, María, Adéle, Inés y Lucas.

©Desirée Acevedo

Un avión surca el cielo de la ciudad, impulsado por los aplausos que cada día resuenan en cada barrio y esquina de la ciudad a las 20:00 en punto. Esos aplausos que en época de pandemia han cobrado vida propia y generan una magia muy especial. Una magia en forma de agradecimientos, de sentimientos encontrados, emociones y miedos a flor de piel por todos esos luchadores que tratan de salvar vidas cada día, por todos aquellos que trabajan arriesgándose al contagio para que todos podamos comer y tener las calles limpias, aquellas personas que luchan por salir adelante por haber perdido su trabajo, por no generar ingresos o haber sufrido un ERTE.

Para todas aquellas personas solidarias que desde sus casas no han perdido ni un solo segundo en ayudar con lo que han podido y pueden: mascarillas cosidas a mano o máquina, pantallas de protección hechas con impresoras 3D, trajes de protección para sanitarios, compras a domicilio para ayudar a los que no pueden salir... y sobre todo, esos aplausos por los que que han sufrido por este maldito bicho y no han podido vencerlo.

¿y los niños? Esos locos bajitos nos han dado una lección que nunca se nos olvidará. Más de 40 días encerrados en sus casas sin perder sus sonrisas. Algunas con cuatro paredes literalmente, otras más amplias pero sin ni siquiera un balcón, otras con jardines donde al menos han podido corretear y tomar un poco el sol.

© Alicia González.

Narrador@s, músicos, actores y actrices, todo tipo de gente del mundo de la cultura y deporte haciendo más amenos los días de la cuarentena para los peques y adultos. Madres y padres teletrabajando como pueden,  inventando cada día nuevas formas para mantener a sus hijos entretenidos, ayudándoles en las tareas del cole (a veces excesivas) pero gracias también a esos profesores que están a pie de cañón para que nuestros hijos sigan aprendiendo.

Madres y padres llenos de miedo porque tienen que salir a trabajar fuera, y no saben si vendrán con compañía a casa en sus ropas o calzado. Esos mismos que hemos visto en vídeo llorando porque nada más llegar a casa han tenido que frenar a sus pequeños para que no les abracen hasta que se cambien la ropa.

Aplaudiría hasta que se me pusieran rojas las manos por todos los que se han ido, por aquellos a los que el virus ha enviado al hospital durante días, por los que hemos sufrido aislados en nuestras habitaciones durante semanas con el miedo apoderándose del todo de nosotros.

Lo estamos pasando mal, sí, pero me quedo con la UNIDAD de todos nosotros, de que aunque algunos siguen pretendiendo remar hacia el otro lado, la mayoría estamos UNIDOS para salir de esta.
Y lo haremos, nos recuperaremos pero sin prisa, porque nos han golpeado fuerte.

©Desirée Arancibia


¿QUÉ ES LA MAGIA DE LOS APLAUSOS?

Es un proyecto solidario creado por 24 profesionales dentro del mundo de la literatura infantil y juvenil. Escritores, ilustradores y narradores orales de toda España publican una obra colectiva en reconocimiento a la actitud ejemplar que todos los niños y las niñas están teniendo durante las semanas de confinamiento. Es un homenaje a todos estos campeones que llevan semanas trasteando en sus casas por el coronavirus. 

Se trata de 12 mini historias ilustradas, donde se reflejan las distintas escenas y escenarios que se desarrollan en las casas españolas, contadas desde la mirada de los niños y las niñas. Todas estas historias están unidas por un hilo conductor que es un avión de papel, que viaja de casa en casa para enseñar qué hacen los más pequeños y cómo están viviendo esta situación.

©Silvina Eduardo

La idea original surge de Teresa Arias, escritora, terapeuta y experta en educación emocional, tras comprobar que su hijo Otto, de un añito, se emocionaba todos los días a las ocho de la tarde cuando la familia salía al jardín de la casa a aplaudir. En esos aplausos se produce la magia y hace impulsar a un avión de papel volar de casa en casa.

LA MAGIA DE LOS APLAUSOS se ha materializado en un libro en pdf  y en un vídeo narrado por las voces de Paula Mandarina, Amaia de Cuentos en la nube y de niños y niñas que son l@s hij@s y sobrin@s de nuestras autoras e ilustradoras. Una iniciativa que se ha creado en menos de una semana y que se está compartiendo por todo el mundo a la velocidad de un rayo, a través de las redes sociales y grupos de whatsapps.

¡HAGAMOS QUE LA MAGIA DE LOS APLAUSOS LLEGUE LEJOS!




Descarga el cuento gratuíto "LA MAGIA DE LOS APLAUSOS" en este enlace.

TEXTO: Raquel Monfort Gil.

ILUSTRACIONES: Mª José Rodríguez.

EDITORIAL: Cuatro hojas.


Cualquier texto que hable sobre la lactancia materna siempre será bienvenido, sea en forma de libro informativo como de álbum ilustrado o cualquier otro formato. La lactancia es una etapa preciosa pero a la vez puede ser muy dura si no se tiene la información ni apoyo adecuados.

Por eso Raquel, Pediatra y asesora de lactancia materna, decidió escribir este álbum. En agradecimiento a las personas que nos apoyan cuando tomamos la decisión de dar pecho a nuestros bebés y también como crítica a la sociedad en la que vivimos que demuestra una grande ignorancia sobre el tema. Nos preparan para el parto pero no para darles el rico alimento que nosotras mismas fabricamos, al menos en la mayoría de centros de salud y hospitales.

©Mª José Rodríguez


CÓMO SURGIÓ " MAMÁ, YO TAMBIÉN QUIERO DAR TETA"

En palabras de la autora Raquel Monfort Gil:

"La idea del cuento ‘Mamá, yo también quiero dar teta’ nació en una charla de una asesora de lactancia, que acababa de ser abuela, y que no pudo dar pecho a su hija. Ahí vi reflejada a mi madre, que aunque no es asesora, siempre me ha ayudado y apoyado con las lactancias de mis 3 hijos. Y cómo ella, toda una generación de mujeres,  que aunque no lo tuvieron nada fácil para dar la teta, han acompañado con su apoyo incondicional la lactancia de sus nietas y  nietos. Es un cuento de agradecimiento, de reconocimiento, de homenaje a las abuelas. Un cuento lleno de sentimientos y emociones, que quiere unir a las  madres y a las hijas, y a todas las mujeres

A la vez es un cuento de crítica a una sociedad que perdió la capacidad de criar a sus hijos e hijas, donde durante más de una generación era más importante la productividad, el poder, la moda, la industria alimentaria, y reinaba la desinformación sobre crianza y lactancia. Donde se perdieron lazos y las mujeres perdieron su empoderamiento como madres. Por suerte, poquito a poco y con el esfuerzo de muchas mujeres, y hombres, hoy hemos revertido esa corriente".

©Mª José Rodríguez


Este álbum refleja las inseguridades que muchas madres tenemos con nuestros primeros hijos. El cansancio y la incertidumbre del día a día hacen mella, si además añadimos comentarios desafortunados para aquellas que optamos por este tipo de alimentación para nuestros bebés.

Raquel, al ser pediatra y madre, se formó como asesora de lactancia para así buscar respuestas que no encontraba en los libros y ha querido transmitir en este álbum la importancia de sentirse segura como madre lactante, y ante todo, la importancia del acompañamiento.

La abuela tiene un gran papel en este caso, ella no pudo dar pecho por falta de información en su día y consejos desafortunados. Así que hará lo que sea para apoyar a su hija, recabando toda la información que haga falta.

©Mª José Rodríguez

Cuant@s familiares o amig@s nos han tratado de “aconsejar” con comentarios dolorosos como “tu leche no le alimenta” o “te usa de chupete”, seguramente sin mala intención pero que en una madre primeriza pueden causar muchísima inseguridad.

Por eso el apoyo de nuestro entorno es vital, para acompañar y respetar sin juicios vertidos desde la ignorancia.

Las ilustraciones de Mª José transmiten esos sentimientos de inseguridad, miedo pero a la vez de alegría y determinación. Cabellos en forma de olas, mecidos por esos mismos sentimientos que acompañan a esa nueva vida que acaba de nacer. Una mamá representada con esa larga cabellera, como si fuera un mar de dudas y con la que muchas nos podemos sentir identificadas.

El parto, el acompañamiento del padre (algo fundamental) y de la abuela en este caso dibujados con pinceladas de amor, nos llevan a esos momentos en los que necesitamos hacer oídos sordos a todos aquellos desagradables comentarios que, sí, duelen mucho y pueden incluso poner fin a ese periodo de lactancia que la madre ha decidido llevar a cabo y que muchas veces no se respeta.

©Mª José Rodríguez

Un álbum ilustrado con el que muchas os sentiréis identificadas.
Una historia realista sobre la maternidad, la búsqueda de información, el acompañamiento y ese vínculo tan grande que se crea entre madres e hijas en este caso (aunque por supuesto vale para todos). Tan grande que luego ellas mismas terminan diciendo:

“Mamá, yo también quiero dar teta”



Compra el cuento "MAMÁ, YO TAMBIÉN QUIERO DAR TETA" en tu librería habitual, en la web de la editorial..