Suscribirte por RSS: Rss
Cuentos en la Nube

TEXTO E ILUSTRACIONES: Alicia González. 

EDITORIAL: Emonautas.


Hace tiempo que reseñé este álbum en facebook e instagram y ya era hora de que tuviera su videocuento y estuviera con nosotros en la nube. Violeta lo merece y ahora sabréis por qué.

Alicia González es una escritora e ilustradora y además una bellísima persona. Hace tiempo contacté con ella porque me encantó su primer álbum: El hospital de Litera Tura, una brujita que nos enamoró a todos con su don tan especial para curar libros. No dudó en darme su permiso para hacerle un hueco en nuestra nube particular y aquí lo tenéis por si no la conocéis todavía.

Luego llegó Simón corazón de camaleón, cuyo protagonista tiene un pequeño lío con las emociones. Como soy un poco pesada y quería poner voz a Simón y sus amigos, volví a la carga esta vez con un cafetito de por medio... Alicia cayó en mis redes jujujuju...
¿No conoces a Simón y su corazón de camaleón? Aquí te lo presento.

@Alicia González

En esta ocasión conoceremos a Violeta, una niña que descubre que una planta ha crecido en su interior y se pregunta cómo debe cuidarla. 
¿Cómo? ¡Pues como todas las plantas!
Un poquito de sol y agua... ¿no?
Mmmm... 

Esta planta es diferente, no es una planta cualquiera y resulta que todos y todas tenemos una a la que alimentamos de una manera muy especial. Todas son diferentes y únicas y Violeta está convencida de que la suya es un diente de León. Cree que para mantenerla debe beber mucha agua y tumbarse al sol para que note su calor. Si respira fuerte puede que el oxígeno viaje a través de ella hasta llegar a su pequeño diente de león.

©Alicia González.

Pero el cuidado es mucho más especial. Le han dicho que hay que regarla con mucho cariño, besos y abrazos. A su pequeña planta le gustan las palabras cálidas y afectuosas, es precisamente de todo eso de lo que se alimenta. Pero sobre todo hay un ingrediente muy muy especial, y Violeta tiene que convertirse en jardinera para poder cuidarla lo mejor posible utilizando un potente fertilizante: El AMOR.
¿Pero cómo abona a su diente de león?
La respuesta está en la felicidad, en las cosas cotidianas que le hagan reír, los juegos, pasear con los abuelos, la música...

©Alicia Conzález

Un álbum ilustrado bonitísimo que nos habla de la autoestima, que ayuda a los más pequeños a identificar sus emociones y cómo trabajarlas. 
Me encanta cómo Alicia utiliza esa relación planta-emoción, una forma sencilla para que los más peques entiendan que las emociones se pueden cultivar convirtiéndonos en jardineros y jardineras, y así poder identificarlas y sentirse más libres a la hora de expresarlas.

Violeta nos muestra que también hay situaciones en la que su planta y la de todos puede estar en peligro. ¿Qué pasa cuando cae granizo en los campos? ¿y los insectos con hambre dispuestos a devorarlas? lo mismo pasa en nuestro interior. Son los sentimientos negativos que acechan continuamente, la vida está para eso, para aprender de lo bueno y de lo malo. ¿Cae granizo? construimos un invernadero para proteger a nuestra planta. ¿Hay molestos insectos? no pasa nada, se quitan las hojas dañadas y los combatimos con pensamientos positivos. Así poco a poco conseguimos una autoestima sana, una planta fuerte a la que nada puede dañar.


©Alicia González.

Como en todas las colecciones de Emonautas, este álbum incluye una guía para padres escrita por la psicóloga Isabel Nieto Mañá, en la que encontraremos consejos sobre el cuidado de estas plantas tan especiales y con sus peculiares características. Con términos de jardinería nos habla del terreno y suelo, la floración y sus frutos como la confianza, aceptación, interacción o independencia.

Los cuidados básicos para nuestras plantas como el riego, abonado y la poda. Ante las inclemencias del tiempo nos aconsejan buscar soluciones efectivas y recalcan que:

"Tu planta de interior es solo tuya, es importante que te responsabilices 
de todos sus cuidados. Los demás pueden acompañarte en ese proceso, 
pero la responsabilidad es tuya."

©Alicia González


Haciendo hincapié en el autocuidado para tener una autoestima saludable, este álbum se convierte en uno de esos que deberían tener reservado ya su hueco en la estantería.




Compra el cuento "EL JARDÍN DE VIOLETA" en tu librería habitual o en la web de la editorial..




TEXTO: María Márquez.

ILUSTRACIONES: Paco Ortega.

EDITORIAL: Edicions Bellaterra.



Frente a días grises de fuertes tormentas y cuya lluvia puede calarnos hasta los huesos, esos días en los que las emociones son como un torrente que no nos deja ni respirar, es entonces cuando debemos armarnos con nuestro chubasquero particular para que la lluvia resbale y no nos moje.

Partiendo de esa idea nace este delicado álbum ilustrado escrito por María Marquez y editado por Edicions Bellaterra, para acercarnos a todos un tema tan duro como la violencia de género:

Cada noche, un monstruo llega a casa de Aurora que atemoriza a madre e hija. 
La niña está tan asustada, que su mamá le regala un chubasquero que la protegerá 
y hará que el miedo desaparezca.




“Tuvimos un caso mientras trabajaba como enfermera. Aplicamos el protocolo y me llevé a la niña a una sala para jugar con ella. Me agaché a su altura, de repente me abrazó y me dijo entre sollozos: Papá no se porta bien.
Yo me rompí y me di cuenta de que los niños y las niñas cuando se sienten en un entorno seguro y se sienten arropados son capaces de expresar lo que sienten, incluso no necesariamente con palabras sino con una mirada o un gesto. Por eso tuve la necesidad de escribir El chubasquero de Aurora para darle voz a esa niña. Y elegí ese nombre porque representa un nuevo día, una nueva luz...”

Palabras de María Marquez.


Es maravilloso ver cómo una historia que en nuestras cabezas de adultos imaginamos tan dura y trágica, puede tornarse tan sutil y delicada para ser comprendida por los niños. Ese es un gran trabajo que han realizado tanto María a las letras como Paco Ortega con sus pinceles. Y es que las ilustraciones hablan por si solas: Aurora bajo la cama tapándose los oídos, enfrentándose a un perro de tamaño enorme, asomándose por el hueco de la puerta o incluso a la sombra de una enorme mano que Paco ha representado con una textura de papel rasgado, porque en esos momentos se rompe hasta el alma. 



Páginas cargadas de tonos grises y negros que solo cambian cuando la historia llega a su punto de inflexión y desenlace.
Un álbum tan sutil, que no ha sido necesario dibujar la figura del padre. Una forma muy acertada para no asociar a cualquier papá con ese monstruo que tanto asusta a Aurora y su madre, y que pueda crear confusión en los pequeños.



Emociona al leerlo. Definitivamente un trabajo precioso para tratar un tema tan delicado y que no es nada fácil. Acompaña al álbum una guía final muy completa escrita por la psicóloga Carmen Pimienta y que ayudará a trabajar todos los aspectos que entran en juego como la expresión de emociones, educación sobre la igualdad, la conviencia o la educación emocional y afectiva.



Compra el cuento "El chubasquero de Aurora"en tu librería habitual o en la web de la editorial.

La reseña contiene spoilers. Si quieres, puedes ver el videocuento primero (está completo) y luego te pasas por aquí a leer... o al revés... ;-)

TEXTO: Inma Muñoz.

ILUSTRACIONES: José Fragoso.

EDITORIAL: Ochoenpunto editorial.


Caminante, son tus huellas el camino
y nada más; 
caminante, no hay camino
se hace camino al andar. 
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás 
se ve la senda que nunca 
se ha de volver a pisar. 
Caminante, no hay camino
sino Estelas en la mar.


¿Por qué abro la reseña con el famoso poema de Antonio Machado?

Porque todos seguimos nuestro camino a lo largo de la vida. Buscando un destino, quizá marcado por flechas que nos indican el camino que debemos tomar... esas flechas cuyas direcciones nosotros mismos marcamos y que aunque a veces estén equivocadas, las seguimos sin cuestionarnos nada, caminando sin mirar la vista atrás.

Inma Muñoz escribió esta historia para transmitir ese momento de necesidad de encontrar nuestro camino y nuestra flecha, hacia la búsqueda de lo que nos hace felices.

Nos presenta a una familia común y corriente: Blanca (es quien nos cuenta toda la historia), su hermano Carlitos, los papás Luisa y Jose y los perretes Zoe y Taxi.

Se acaban de mudar así que podéis imaginar el cambio en sus vidas: Otra casa, un cole distinto, y para los papás un nuevo trabajo del que al principio cuentan cosas geniales.


©José Fragoso.

Pero con los días, Luisa y Jose se van volviendo más y más grises. La tristeza se nota en sus caras, la rutina diaria les hace tener cada vez peor aspecto hasta llegar a volverse ¡casi transparentes!

Así que Blanca y Carlitos deciden hacer algo.

¡La trampa perfecta!

¿Quieres saber cuál es? Pues sigue sigue... que te cuente...

Para preparar una buena trampa, lo primero que hay que hacer es madrugar. Sino los papás nos pillan inmediatamente así que hay que hacer un pequeño esfuerzo.

Entonces, aquí empieza el surrealismo más divertido de la historia: Blanca y Carlitos deciden mover la flecha que indica la dirección al trabajo y cambiarla de sentido.

©José Fragoso

A partir de ahí todo cambia: Viajes en globo, buceo en las profundidades del mar y hasta despeinarse sin parar de gritar sobre una montaña rusa. Los colores vuelven a sus vidas ¡y qué colores!

El enorme comedor de empresa se tiñe de amarillo en un rincón del fondo, donde Luisa y Jose no paran de sonreír a sus compañeros. Ya en la calle por fin descubren su camino, la flecha que llevaban tiempo tratando de seguir los lleva a encontrar la felicidad fuera de esa empresa gris.

©José Fragoso

Sigue la flecha es una historia de reflexión y búsqueda. En una sociedad en la que, vamos a decir la mayoría de las personas, estamos sumidos en la rutina, el estrés, y la escasa conciliación familiar, por lo que a menudo sentimos la necesidad de respirar y replantearnos muchas cosas. Pero una cosa es sentir esa necesidad de parar y reflexionar, y otra hacerlo. A veces nos cuesta ¡y mucho! estando sumidos en el torbellino diario, quizá acostumbrados ya a ese ritmo, a esa supuesta zona de confort de la que no nos atrevemos a salir hasta que decimos HASTA AQUÍ. 
Pensamos: Esto no me hace feliz y lo que es peor, me está haciendo daño. ¿No me merezco algo mejor?

@José Fragoso.

Este álbum llega para remover nuestras conciencias, para hacernos parar unos segundos y pensar de una vez por todas cuál es nuestra flecha, hacia dónde queremos ir, qué camino es el mejor para nosotros.

Por eso, y ahora vamos con las ilustraciones, los colores plasmados en cada una de las hojas nos están dando importantes señales. José Fragoso ha jugado con los pinceles para tansmitirnos a la perfección esas situaciones de alegría y tristeza: Acuarelas de vivos colores rojos, anaranjados y azules se tornan grises para transmitir ese vacío en los adultos, una tristeza tal que les hace casi desaparecer.

Gracias a los niños los potentes colores vuelven a escena con cielos y mares azules que acompañan al morado cielo espacial... Esa sopa naranja y ese columpio del que parece salir fuego, esa llama que vuelve a brillar en la vida de la familia. Un trabajo excepcional que además se refleja en sus trazos, que como dice el propio ilustrador, aunque parezcan sencillos, no lo son en absoluto y en eso estamos de acuerdo.


@José Fragoso


El detalle de que sea Blanca, la hija mayor, la que cuente la historia lo hace aún más especial. Una forma de acercar a los niños la historia y que puedan sentirse identificados en su entorno familiar. Muchas veces son nuestros hijos quienes no paran de hacernos señales.

  ¡Escuchémoslos!

GRACIAS Inma y José por este regalo tan redondo. Todos debemos parar a reflexionar cual es la flecha que necesitamos seguir... ese camino que nos hará ser más felices.








 
Compra el cuento "SIGUE LA FLECHA"en tu librería habitual o en la web de la editorial.