Suscribirte por RSS: Rss
Cuentos en la Nube


TEXTO: Berni Pajdak.

ILUSTRACIONES: Silver Ríos.

EDITORIAL: Edicions Calligraf.


LA TRAMA

Toni es un niño extraordinario, no es como los demás. Sabe pintar de maravilla, le encanta el circo y maneja muy bien su silla de ruedas.

Cada año, el circo llega a la ciudad y Toni lo espera como agua de Mayo tachando del calendario cada día que pasa.

¡Y llegó el día!
Toni está nervioso, ¡no puede esperar! Toda la familia se sienta en primera fila ¡y comienza el espectáculo!

Equilibristas, malabaristas, acróbatas y payasos hacen las delicias de los espectadores.
Cuando uno de los payasos pide un voluntario para acompañarlos en el escenario... ¿adivináis quién sale?

¡Pues claro! ¡Nuestro Toni!

El pequeño no duda en vestirse de payaso y sacar partido a su silla de ruedas para montar un show divertido y genial. Toni no podía ser más feliz, ¡había cumplido su sueño!



“Lo que nos hace diferentes es a la vez lo que nos hace únicos y nos convierte en seres extraordinarios.
Vivir la vida con Valentía y coraje es el primer paso para aceptarnos a nosotros mismos, a los demás, y construir una sociedad donde la diferencia pueda ser la norma y no la excepción.”

Carme Teixidor
Psicóloga y Directora del Centro de Día Pere Llonch de Mifas.


Cuando Berni Pajdak me invitó a conocer su historia, me costó fijarme en la silla de ruedas de Toni, que aunque es evidente en la ilustración, yo solo vi a un niño sonriente dibujando y marcando un montón de “x” en el calendario.

Y es precisamente lo que me gusta de esta historia. Que la discapacidad pase a un plano secundario. Berni nos la presenta de manera directa pero no ahonda en ella, ni en emociones negativas que quizá pueda sentir alguien que no puede caminar. No, Toni es un niño feliz, y transmite muchísima positividad con cada una de sus sonrisas, salvo cuando está despertando... normal... ¿quién sonríe cuando suena el despertador y nos saca de nuestros dulces sueños? (Un poquito más mamiiiii...)

Me encanta cómo su hermana lo cuida y acompaña. Le da ánimos para que tenga paciencia, le ayuda a vestirse y no duda en llevarlo al circo para que Toni cumpla su sueño.



Como siempre me gusta saber el origen de las historias que reseño, Berni nos lo cuenta:

“Me encanta escribir, crear mis propias historias, transmitir emociones, provocar sonrisas y pensamientos, hablar de las cosas importantes que cuentan en la vida y de las insignificantes que simplemente nos divierten. Por que, en la literatura, como en la vida propia, ¡hay sitio para todo!
Me inspira el equilibrio y es lo que quiero conseguir en nuestros cuentos infantiles, gracias a las emocionantes historias y magnificas ilustraciones. Como dice Sara hermana de Toni -"Si no lo intentas, nunca pasará!"

La idea fue no machacar a los lectores con la imagen de la silla de ruedas, que la silla este pero de la manera discreta - entera sale solamente en las escenas de actuación circense, donde el prota se lo pasa bien en plan payaso gamberro (y nosotros nos lo pasamos muy bien con el) - de esta forma conseguimos que los peques la asimilen como algo positivo y un objeto normal y que vean a Toni como un chico cualquiera, que no deja de ser un niño por llevar la silla.”



Y efectivamente, esta no es una historia de un niño que sufre, ni de superación si quiera, eso Toni ya lo dejó atrás siendo feliz a pesar de tener que usar una silla de ruedas para moverse.

La historia se centra en su pasión por el circo, en la diversión y el saber reírse de sí mismo. Sacando partido hasta a lo que parece que le supone una barrera, pero que en realidad es algo que simplemente forma parte de él y con la que consigue realizar carreras con otros payasos recibiendo aplausos de todo el público.

Las ilustraciones de Silver Rios se encargan de ayudar al texto a transmitir esa positividad y normalidad. Niños alegres que siempre sonríen (repito que el papel de la hermana también es importante) nos llevan por cada página invitándonos a “degustar” una paleta de colores alegre y vibrante que aún se torna más colorida cuando llega la parte del circo. 


Los gestos de todos los participantes de este álbum nos dejan claro que estamos ante una historia divertida y alegre, algo cotidiano que Silver ha sabido plasmar con total naturalidad, dando importancia al sueño de Toni y a mostrarnos cómo lo cumple, dejando a la silla de ruedas como una mera acompañante de viaje, sin darle más importancia en sus ilustraciones.

Está claro que por ser diferentes no somos menos que nadie. Las pequeñas o grandes diferencias nos hacen especiales, extraordinarios.



El aceptarnos a nosotros mismos hará que seamos empáticos con el resto, comprender todo los que nos rodea y sobre todo respetar a quien sea diferente, porque detrás de una preciosa sonrisa o incluso una carita triste, seguro que se encuentra un valiente luchador o luchadora.






Compra el cuento "EL GRAN CIRC IRIS"en tu librería habitual  o en la web de la editorial. 

Para no hacerte spoiler puedes ver el vídeo primero y luego leer la reseña.

TEXTO: Cristina Oleby.

ILUSTRACIONES: David G. Forés.

EDITORIAL: Gamusetes.


Esta es la historia de una gran amistad entre dos osos.

Muy al norte, en el ártico, vivía Edgar, un oso polar que se había quedado solo y al que le encantaba pescar.

En los bosques de abedules del sur vivía Bernardo, un oso pardo que también se había quedado solo y al que le encantaba cocinar.

Gracias a un amigo en común, Bubo, un búho nival, ambos se animaron a mantener correspondencia enviándose detalles y forjando así una gran amistad.

Llegó el día en el que decidieron conocerse. Para poner fin a su soledad, se mudaron los dos a una casita en un terreno intermedio: Una tierra beige en la que tras el paso de los días, Bernardo pasaba frío y Edgar mucho calor.

Al principio se admiraban mucho mutuamente, Bernardo era muy creativo y Edgar aventurero y deportista. Pero como en toda relación, la convivencia puede hacer mella y volverse incómoda marcando cada vez más la distancia entre unos y otros.

©Gamusetes


Cristina Oleby no para y nos encanta que así sea. ¿Qué más puedo pedir si me ha dejado poner voz a todas sus historias?

Con “Del círculo que se cayó de una camiseta de lunares” (pinchar en el título para ver la reseña y videocuento) nos presentó las figuras geométricas de una forma muy original, luego vino Nora en “El viaje de Nora” una niña que no se rinde para lograr su sueño. En “Soy una super niña” nos habla de cómo todos somos super héroes capaces de todo (hasta de cantar la samba de Janeiro ;-P) y en “Quiero ser como tú” trata un tema que nunca debemos dejar de lado: Aceptarnos a nosotros mismos tal y como somos.
Ha participado también en varios álbumes junto a otras escritoras y escritores como: “Adviento de cuento” y “¡Peligro! Animales desapareciendo”. Dos álbumes ideados por las “Tres patas y pico”, siendo Cristina una de las patas junto a Julia Pérez Villegas y Silvina Eduardo.

Por eso digo que no para, porque algún otro proyecto tiene entre manos que no tardará en ver la luz.

©Gamusetes


“Oso Blanco, oso marrón” llega de la mano de la editorial Gamusetes. Con ilustraciones de David G. Forés que es capaz de dibujar todo lo que se le ponga por delante. Con La bruja Pampurrias (de Mª Carmen Aznar) nos sorprendió muy gratamente dando vida con sus pinceles a una bruja con bolso rosa que sueña con tener una mascota (Enlace booktrailer).Os puedo asegurar que el trabajo fue impecable y que gustó muchísimo entre las y los lectores (en eso tiene también mucha culpa su autora, que conste) y en este caso David a jugado con esos contrastes fríos del Polo norte y cálidos de los bosques del sur, predominando los blancos y tostados, hasta llegar a esa tierra beige donde ninguno de los dos osos se siente cómodo. Osos que por cierto están perfectamente estudiados en cuanto a fisonomía, ya que no solo el pelaje es distinto, sino que David se ha encargado de representar tal cual es un oso pardo y uno polar con diferencias y características físicas claras.

©Gamusetes


¿Pero qué ocurre en la relación entre ambos?

Pues algo que es muy común. Al principio con ilusión encuentras a alguien con quien compartir tus pensamientos, inquietudes y aficiones. Pero con la convivencia comienzan a surgir tiranteces y diferencias por las cuales ninguna de las partes cede, bien por un poco de egoísmo, cabezonería, quizá por falta de empatía hacia el otro o simplemente miedo a salir de la zona de confort de cada uno.

©Gamusetes



Este álbum nos invita a reflexionar que quizá, en un punto intermedio, en esa tierra Beige, podemos encontrar el equilibrio. Pero eso es algo que hay que trabajar (si estamos dispuestos claro) y a veces aunque no parezca fácil puede resultar muy satisfactorio: ceder, respetar, acompañar y comprender.

Si tú tienes frío, yo te preparo una sopa caliente con una buena conversación, y si yo me siento solo, quizá tú podrías hacer hueco en tu “agenda” para estar conmigo más tiempo.

Edgar y Bernardo nos dan una lección de convivencia, amistad y respeto.




Compra el cuento "OSO BLANCO, OSO MARRÓN" en la web de dosilustrados o en la web de la autora.
(¡VIDEOCUENTO COMPLETO!)


TEXTO: Ana Meilán y Raquel Rodríguez García.

ILUSTRACIONES: Silvina Eduardo.

Para Oli, su cumpleaños es algo muy especial. Nerviosa por el acontecimiento, se dispone a preparar una riquísima tarta de chocholate y escribir las invitaciones.
Tras una nerviosa espera, ¡Por fin llega el día!
Amigos, familiares, muchos regalos... 

Y cuando llega el momento de soplar la tarta... alguien le dice que pida un deseo...



Un álbum que al estar escrito por dos grandes amigas, transmite dulzura en sus textos y en compañía de unas ilustraciones como siempre especiales de las que hablaré más adelante.

“Me encanta cumplir años, ir sumando deditos a mis manos ( y a mis pies) 
y me imagino el día que ya no me lleguen... ¡podré hacer tantas cosas!”


Oli está muyyy nerviosa. Hago aquí un breve inciso para explicar que Oli es un personaje de libre interpretación, es decir, las autoras no dejan claro en ningún momento si es una niña o un niño. Para mí desde el principio fue una niña, la propia Ana Meilán me sorprendió diciéndome ¿estás segura? Así que me gusta ese detalle del que no me había dado cuenta y que deja a la interpretación del lector o lectora, para quizá crear una lectura diferente y personal.

Como decía, Oli está nerviosa porque su cumpleaños se acerca, y no hay duda porque lo tiene todo requete anotado en el calendario.
Así que se pone su gorro y delantal rojos de Chef para preparar su tarta de chocolate favorita. Nada de comprarla en la tienda, ni siquiera que la prepare mamá... No. Ella la prepara a su manera siguiendo la receta minuciosamente.
Llega el gran día y con ayuda de papá y mamá, decoran la casa con guirnaldas y globos de colores.
La espera se hace larga, cuanto más deseamos que llegue un momento, el tiempo pasa muyyy lento.
Pero suena el timbre y empiezan a llegar los invitados con un montón de regalos cuyos envoltorios cubren el suelo de colores y dibujos de todo tipo.



Tras risas y juegos, llega el momento de cantar y apagar la vela. Alguien dice a Oli que tiene que pedir un deseo y ahí es cuando empieza a pensar en su deseo y en los que le rodean. 
Antes de pensar en el suyo propio, se pregunta qué pedirían sus amigos y familiares cercanos:
Su amigo Mateo seguro que pediría ser campeón de ajedrez,el abuelo desearía ir a pescar con ella y la abuela capturaría ese momento tan especial con su cámara. Su prima Alba se imaginaría participando en las olimpiadas con su equipo (por cierto, un recorrido que va de Orihuela a Lugo según vemos en la ilustración ¿qué nos querrán decir las autoras? jejej...
Mama y papá desde luego pedirían el deseo más poderoso de todos, que todo vaya bien y los deseos se cumplan. 
Oli tiene claro el suyo....
Cierra los ojos ante las miradas de ilusión de todos...
Y pide con fuerza su deseo.



Un álbum que ensalza el amor de la familia y amigos. Esa unión y complicidad que se forma hasta llegar a conocernos los unos a los otros y conocer nuestros deseos y anhelos.
Tanto es así que como en todos sus álbumes, estas dos amigas siempre añaden referencias a sus obras o de otras amistades, tanto en forma de personajes de esas otras historias (es divertido identificarlos) como en forma de libros que forman parte de las estanterías y que Silvina Eduardo, con su técnica de collage, deposita delicadamente en casa escenario.



Nunca nos decepciona esta genial ilustradora con cada trabajo que hace. Todo está cuidado al mínimo detalle. Utiliza diferentes materiales para lograr texturas que nos evocan esos objetos reales que trata de representar, como una deliciosa tarta de chocolate llena de color y una vela en el centro, magdalenas, globos, una tienda de campaña al estilo indio, paisajes con lagos, estanterías llenas de libros, y hasta la misma luna en un espacio estrellado. Si me pongo a enumerar cada detalle, no termino 😁



“Mi deseo es... “ un libro muy dulce con sabor a chocolate y deseos por cumplir.
¿Cual es el tuyo?



 
Compra el cuento "MI DESEO ES" en tu librería habitual o entre nubes y cuentos.