Suscribirte por RSS: Rss
Cuentos en la Nube

¡QUÉ MIEDO! Edit


TEXTO: Lorena Martí.

ILUSTRACIONES: Federico Gomis Coloma.

EDITORIAL: Cuatro Hojas.



El miedo. Ese gran compañero de viaje al que por lo general no acogemos con demasiado entusiasmo.

El miedo nos hace sentir mal, muchas veces se ve incrementado hasta tal punto de sentir pánico por una situación en la que nos vemos envueltos.

Hay muchos tipos de miedos y siempre nos preguntamos: ¿y si dejáramos de sentirlo?


© Federico Gomis Coloma.

Miedo a las personas, a los seres imaginarios, a los accidentes, a las enfermedades, a perder a alguien... Desde luego hay situaciones que no se pueden evitar y que no están en nuestras manos. ¿Pero y las que sí lo están?

El miedo nos hace ser prudentes y cautelosos, nos vuelve desconfiados aunque a veces sea contraproducente y otras necesario. Los niños necesitan saber que no es malo sentir miedo, que les mantendrá alerta a la hora de enfrentarse a situaciones llegando incluso a controlarlo en mayor o menor medida.

Precisamente por eso, Lorena Martí nos trae “¡Qué miedo!” de la mano de la editorial Cuatro hojas, y así nos cuenta por qué lo escribió:

CÓMO SURGIÓ "¡QUÉ MIEDO!"

En palabras de la autora Lorena Martí.

"Maia, mi hija mayor, tuvo miedos nocturnos: la oscuridad, los lobos, los fantasmas… Recuerdo que hicimos una pócima mágica que echábamos todas las noches antes de acostarnos y en varias semanas vimos los resultados. Esa poción era el repelente perfecto para sus miedos.

Años después le llegó el turno a Vega, la peque. Vega ya no sólo tenía miedo a lo "común" sino que, además, les ponía nombre a sus miedos. Como si dándoles nombre pudiera soportarlos un poco más: la araña Pepa, el monstruo Terror…

Yo intentaba racionalizar con ella a todos esos personajes o elementos pero, qué ilusa, la imaginación infantil es poderosa. La pócima que habíamos usado antaño con Maia, tampoco funcionó.

Vega me dijo una noche antes de dormir, con los ojos a punto de caramelo, "mamá, lo intento todo: pensar cosas bonitas, echar la pócima… ¡pero no funciona nada!". Y ahí fue cuando pensé que quizás deberíamos pasar directamente al conjuro más poderoso: los cuentos. ¿Y qué invocar con ese conjuro si la razón y la magia habían fallado? ¡El humor! El humor, la risa que todo lo puede. Así nació "¡Qué miedo!".

Quería transmitirle a Vega que los miedos siempre van a estar ahí (qué locura si no existieran) pero que podemos  "darles forma", moldearlos y "controlarlos". Así que, en todo momento, imagine al miedo como una masa moldeable, oscura… ¡plastilina!

Fede supo ilustrar perfectamente todas las ideas que tenía en mi cabeza. Fue muy fácil trabajar con él por su facilidad a la hora de entender, de captar, de dar forma, nunca mejor dicho 😁

Estoy muy orgullosa de mi niño miedoso y de su amigo "el plastilino". Ojalá curen los miedos tan eficazmente como lo han hecho en mi casa ❤️”

© Federico Gomis Coloma.



¿Y de qué trata exactamente este álbum?

Lorena nos presenta a un niño como protagonista, que nos cuenta cómo le hace sentir su miedo:


Mi miedo me abre los ojos como platos, me pone los pelos de punta
 y me deja sin aire un buen rato. Tú ¿tienes un miedo así?


Nos cuenta cómo comenzó a aparecer esa “masa pastosa sin color y maloliente”: Por las noches al apagar la luz, otras veces en forma de araña, monstruo, fuego, fantasma o lobo.

© Federico Gomis Coloma.



Sentía tanto terror que un día, pensando en cómo hacerlo desaparecer, cambió totalmente su percepción hacia ese extraño “invasor”.
Solo tenía que cambiarle de forma, y así terminó por descubrir que el miedo puede acompañarlo allá a donde vaya, bien sea en forma de culete, patata voladora, salchicha o retrete. Comprende que aunque el miedo no le guste, es algo con lo que tiene que convivir, teniendo el poder de cambiarlo a su antojo.

© Federico Gomis Coloma.


Las ilustraciones de Fede Gomis juegan con lo monocromático para representar ese desagradable sentimiento como algo oscuro y siniestro, utilizando la combinación de plastilina y trazos en negro sobre fondos blancos, para dar forma al propio miedo y demostrar que es un sentimiento “moldeable”, mientras que el protagonista está dibujado de forma por cierto muy expresiva. Ojos como platos y cara de miedo que pasan a ser risas incontrolables.


© Federico Gomis Coloma.


Un álbum original que combina diferentes técnicas para acompañar a un texto rimado y divertido, invitando a una lectura amena y entretenida.

Yo ya tengo unas cuantas ideas para darle forma a mi miedo. ¿y vosotr@s?





Compra el cuento "¡QUÉ MIEDO"en tu librería habitual o en la web de la autora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta y déjanos tu opinión!