Suscribirte por RSS: Rss
Cuentos en la Nube

FILOMENA Edit


TEXTO: Lorena A. Martí.

ILUSTRACIONES: Alejandra González.

EDITORIAL: Cuatro Hojas.


LA TRAMA

Filomena García es una niña con las cosas muy claras, y por eso ha decidido que a partir de ahora va a ser Filomena Calcita y que ella misma puede elegir lo que le gusta y lo que no.

Filomena está cansada de flores rosas decorando su pelo, de collares con corazones fucsias, pesadas tiaras de princesa, pulseras con purpurina, zapatos con tacón y faldas con lentejuelas.

Ella quiere llevar pantalones, no quiere saber nada de flores en el pelo y si lleva collar que sea de un rojo amapola.

Quiere cambiar su colección de muñecas por la de minerales y si hay que comprar zapatos, mejor sin tacón para poder correr.


En definitiva quiere ser ella misma.



Lorena A. Martí nos trae de la mano de la editorial cuatro hojas una historia sobre la libertad de ser uno mismo, un cuento para reflexionar cómo el entorno nos condiciona para tomar nuestras propias decisiones.

Tanto a la hora de vestir o jugar, como de estudiar o trabajar, siempre hay unos roles muy marcados en la sociedad que nos “obligan” a decidir en contra de lo que realmente deseamos.

Hay en el libro un estupendo texto escrito por el enfermero de pediatría Armando Bastida,  a quien admiro mucho por cierto, que resume perfectamente lo que la autora quiere transmitir con la historia de Filomena:

“Desde que nacemos, de manera inconsciente, nuestro entorno directo, y también el indirecto, nos envía mensajes constantes que nos dicen cómo debemos vestir, cómo debemos hablar, cómo comportarnos, cómo y con qué jugar, con quién nos podemos juntar y con quién no y de qué color debemos pintar nuestra vida y nuestras experiencias para poder formar parte de una sociedad a la que, en general, importamos muy poco.
Sin quererlo, o quizás sí, nos empujan a ser tan lo que sea como son los demás. Quizás «tan brillantes», quizás «tan valientes», quizás «tan auténticos», aunque a menudo tiende más a un «tan del montón», «tan invisible» o «tan lo que esperan de ti» para no desentonar, para no llamar la atención, sin darse cuenta de que parece importar más lo que piensen los demás de nosotros, que lo que pensemos de nosotros mismos.



Filomena solo es una niña y, como todas las niñas, tiene claro lo que quiere. Dependerá de su entorno el respetarlo o no, porque la obligación de los padres y madres no es moldear a sus hijos para que sean lo que quieren que sean, sino ofrecer una educación para que sean respetuosos consigo mismos y con los demás, y sobre todo libres. Libres de ser quienes quieran ser. Libres de intentar lo que se propongan. Libres de soñar y alcanzar, por qué no, sus propios sueños.
Porque cada niño y cada niña llega al mundo siendo una persona única. ¿Especial? No tiene por qué. Pero sí única. No les quitemos eso.
Bravo, Lorena, por plasmarlo en tan pocas letras y tan pocas frases, porque Filomena tiene el derecho de ser quien ella quiera, por el mero hecho de SER.”



La libertad de ser uno mismo es lo que Lorena trata de transmitir en este álbum, y así nos lo cuenta:

CÓMO SURGIÓ "FILOMENA"

En palabras de la autora Lorena A. Martí

Filomena nació de una lluvia de ideas que Patricia Pérez (diseñadora e ilustradora) y yo llevábamos entre manos a principios del 2019. Nos preguntábamos qué temas son necesarios mostrar a los peques. Hablamos de valores, de estereotipos de genero… De niñas y niños que no encajaban en lo que se esperaba de ellos y ellas. De imposiciones y creencias arraigadas y dañinas. Y ahí se materializó Filomena. Filomena es la que dice basta, la que reflexiona, la que no se resigna y la que acepta y respeta. Su creación fue muy fluida. Como si hubiera abierto una compuerta cerrada desde hace mucho tiempo y empezó a salir todo en una dirección. Su nombre, su carácter, sus gustos… todo salió casi automáticamente al sentarme a escribir. 




Con Alejandra González a los pinceles, se nos muestra en la misma portada a una niña enfurruñada, de melena enmarañada y con una tiara en la cabeza que precisamente no está muy bien colocada, con lo que podemos intuir qué nos vamos a encontrar en su interior.

Alejandra ha dado vida a Filomena con una paleta de colores vivos y fondos neutros para atraer la atención sobre nuestra protagonista. Una niña que evoluciona a lo largo de las páginas, pasando de la tristeza y enfado iniciales a sonreír porque por fin consigue liberarse y dice: ¡basta!

Vemos cómo le regalan muchas cosas en sus cumpleaños: Siempre le cae alguna pulsera o collar de color rosa, faldas con lentejuelas o lacitos (¿por qué no? si es muy femenino y además de niña) y como no, los zapatos de tacón.

Pero, quien hace esos regalos ¿se ha molestado en pensar o al menos preguntar qué es lo que realmente le gusta a Filomena? Cuando regalamos algo ¿nos damos cuenta lo condicionados que estamos muchas veces por esas imposiciones o creencias tan arraigadas como Lorena nos ha contado?

El hecho de ser una niña no significa que le gusten las muñecas o los lazos rosas, o a un niño los balones de futbol y los legos. Debemos salir ya de esos tópicos tan equivocados que en muchas ocasiones pueden llevar a crear niños infelices, introvertidos porque no se atreven a expresar lo que realmente quieren con las consecuencias que ello puede acarrear.

Dejémosles que elijan lo que quieren ser o hacer, dejémosles ser FELICES.





Compra el cuento "FILOMENA" en tu librería habitual o en la web de la editorial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta y déjanos tu opinión!